seeducansolos

Blog sobre aprendizaje, crecimiento…

Arno Stern y el origen de la educación creadora mayo 30, 2011

Filed under: Arno Stern,Educación Creadora,transcripcion curso — seeducansolos @ 17:57

Extraído del curso de formación de Educación Creadora; del módulo 1 titulado “Curso de introducción a los fenómenos y condiciones de la educación creadora” impartido por Jose Miguel Castro, el 6 y 7 de noviembre de 2011. Parte 7.

El origen de los conocimientos, de la información, con la que se trabaja en la educación creadora es radicalmente diferente de la mayoría de orígenes de los movimientos pedagógicos porque casi siempre estos orígenes tienen que ver con una figura de una personalidad muy especial (como por ejemplo Neill) o tienen que ver con una ideología, con un proyecto educativo (Pestalozzi) o con un colectivo vivo con unos objetivos o unos intereses

La historia que presentamos a continuación tiene un origen azaroso y que no tiene que ver con ninguna intencionalidad. Arno Stern es judío, y tenía 14 años cuando estuvo escondiéndose durante tres años por Alemania. Cuando salen por la frontera son recluidos en Suiza en un campo de trabajos forzosos y allí están durante 2 años. Cuando consiguen marchar a la Francia no ocupada Arno tiene ya 17-18 años y se ha pasado varios años escapando y no tiene ninguna formación.

Entre los 13 y los 20 años transcurre el periodo de tiempo en el que adquirimos un sistema de creencias, nos hacemos con una ética, adquirimos una serie de opiniones, y nos formamos en definitiva. Pero justo en ese tiempo Arno estaba escapando y no adquiere ese sistema de creencias, esa formación, no ha adquirido ese conocimiento escolar académico que otros adquirimos y eso va a ser su y nuestra gran fortuna.

Cuando pasa a la Francia no ocupada, allí los judíos se organizan y le piden por su edad que se ocupe de un grupo de niños huérfanos de guerra en un centro de acogida. Arno no sabe qué hacer con estos niños, porque no es maestro ni pedagogo. Se enfrenta a este grupo con su ternura, su empatía, su sensibilidad y poco más. Reparte galletas, mantas, los cuida lo mejor que puede y de repente, en una de las cajas de las Cruz Roja, aparece una caja de pinturas.

Este grupo de niños huérfanos era un grupo de niños de diferentes edades. Cuando Arno pone la caja de pinturas en el centro de la mesa de una habitación de 20m2 no sabe muy bien qué hacer y los niños empiezan a manejarse entre ellos. En un momento dado un niño quiere trabajar en un papel del doble de tamaño que el resto. Lo que pasa en estos casos es que cuando un niño quiere algo los demás quieren lo mismo. Arno les explica que si todos quieren el papel grande no van a caber en la mesa, así que Marcell de 7 años, le sugiere que por qué no pintan entonces en la pared. Como Arno quiere satisfacer las necesidades de estos niños, decide forrar de papel las paredes. Empiezan a querer pintar con tamaños mayores, así que le dejan un desván, y para ganar más superficie pone tablas de madera sobre las ventanas. Este es el origen del taller de pintura y de la estructura que permite su funcionamiento.

Todas las reglas del juego que se crean para que el juego de pintar funcione, no son creadas por un adulto para conseguir un objetivo con una finalidad o para que adquieran unos conocimientos: son reglas que van a encontrar los propios niños para que el juego les funcione y Arno lo único que hace es procurar satisfacer sus necesidades. Todo surge de sus necesidades y de su sentido común.

Cuando alguien necesita cambiar de color, va a un lavabo que hay en una esquina y lava el pincel para pasar a otro color, pero un niño cae en la cuenta horrorizado de que así la mitad de la pintura se va por el desagüe y que se les va a terminar pronto si la desperdician de esta manera. Arno propone entonces que para aprovechar la pintura en vez de lavar los pinceles, asignaran uno a cada color. Así no hay que lavar los pinceles y no se desaprovecha nada de pintura. Luego surge otra necesidad y es que un niño quiere mezclar dos colores, entonces se toman otros pinceles sólo para las mezclas. Y así, poco a poco, van apareciendo una serie de reglas que Arno va a aceptar e intentar satisfacer.

Cuando empezaron a ampliar el espacio para pintar, los niños pintan cada vez más y más, pasando algunos hasta 10 y 12 horas diarias. Hubo problemas con la dirección del orfelinato por alterar el orden, ya que los niños no querían ni comer ni dormir, sólo querían pintar.

Arno estuvo con esos niños un año, al cabo del cual los niños van a ser adoptados por familias, pero él en ese periodo observó dos cosas que le llamaron extraordinariamente la atención:

La primera fue ver cómo estos niños se transforman. Esto no sólo le llama la atención a él, sino que vienen de centros hospitalarios para ver qué demonios está pasando en ese orfelinato donde un chaval está consiguiendo con los niños lo que no consiguen médicos ni con terapias ni con medicinas en otros hospitales. Niños que están en un estado calamitoso se transforman en niños afirmados, seguros, que están recuperándose emocionalmente del trauma que han sufrido como nadie se podía imaginar. Arno y todos los demás atribuyen esta mejora en los niños al hecho de estar pintando en estas condiciones, por lo que Arno decide hacer de esto su profesión. Decide crear un espacio reproduciendo esas condiciones para que la gente pueda pintar.

Poco tiempo más tarde, en el año 1949, una vez instalado en París, va a abrir un primer taller de pintura. La mesa a utilizar será estrecha en comparación con la del orfelinato ya que en este caso no se pintaba sobre ella. La mesa sólo se utiliza para posar el agua los pinceles y la pintura, pero esta mesa paleta va a tener una larga evolución y muchas modificaciones hasta llegar a la que utilizamos hoy en día. El taller tiene ya 60 años y Arno (1924) sigue trabajando en él.

La segunda cosa que le llama poderosamente la atención es que le parece que todos los niños pintan lo mismo y él se pregunta si será porque todos son judíos y huérfanos y proceden del mismo medio… y entonces se pregunta cómo pintarán en otros medios, cómo pintarán los niños en la selva, en la sabana, en la estepa, en el altiplano andino, las tribus nómadas… Como nadie le va a responder él decide que va a averiguarlo. Desde 1967 a 1978 Arno viaja por todo el mundo buscando poblaciones aisladas en las que no haya penetrado la cultura occidental, en las que no haya ninguna estructura escolar y en las que no haya práctica del dibujo y se desconozca el papel, y la pintura con pincel… A veces hace viajes larguísimos para encontrar aldeas remotas pero tiene que descartarlas al llegar y comprobar que han recibido la visita de misioneros occidentales y estan “contaminadas”.

Lo que Arno encuentra en su taller de pintura y en estos viajes, es la respuesta a esa pregunta que se había hecho, y esta respuesta contradice absolutamente todos los conocimientos que se habían acumulado hasta el momento en la comunidad científica desde principios del SXIX. La creencia en la que se basaba todo el trabajo sobre el aprendizaje del dibujo resulta ser totalmente erróneo porque Arno descubre que los niños no pintan lo que ven. Descubre que todos los niños del mundo pintan lo mismo independientemente del medio donde estén. Todo el mundo pensaba que la casa triángulo-cuadrado que pintan los niños es la casa que ellos están acostumbrados a ver sin pararse a pensar mucho si la ven o no. Los niños de todo el mundo pintan la casa igual aunque jamás hayan visto una. La prueba es irrefutable, cientos de dibujos lo demuestran, los niños no pintan lo que ven. No pintan los objetos de la naturaleza ni los objetos que les rodean tal y como los ven. Los niños pintan de una manera que es universal, por tanto esa forma de pintar no procede del exterior, si no del interior. Y como sabemos porque está admitido por sociólogos y antropólogos que el exterior nos influye desde que nacemos, pues esto tiene que venirnos de un lugar previo al nacimiento. Esta forma de dibujar y pintar universal está en nuestro código genético.

Arno se va a dedicar a estudiar durante años esto que va a llamar formulación.

En conclusión, Arno ha descubierto por azar (no porque lo estuviera buscando) unas condiciones para pintar que llamaremos las condiciones para la educación creadora. El término educación, lo conservamos por cariño a Arno porque no lo es en el sentido en el que se entiende. Estas serían las condiciones que llevaríamos a cualquier aprendizaje, a cualquier actividad con cualquier material.

Por otro lado estaría la formulación, ese conjunto de trazos que proceden de nuestro código genético.

El término Educación Creadora no es un término acuñado que responda a una forma de pensar o a una ideología o un proyecto, sino que responde a unas condiciones que se crean accidentalmente no siendo esas condiciones un patrimonio de una persona o un grupo. Son unas condiciones que se pueden dar ahora mismo allí al lado, en la forma en la que un sanitario puede atender a su paciente. Se ha dado a lo largo de la historia y también algunos de nosotros lo estamos haciendo a veces sin caer en la cuenta.

Anuncios
 

Niveles de expresión mayo 25, 2011

Filed under: Arno Stern,Educación Creadora,transcripcion curso,Uncategorized — seeducansolos @ 15:26

Extraído del curso de formación de Educación Creadora; del módulo 1 titulado “Curso de introducción a los fenómenos y condiciones de la educación creadora” impartido por Jose Miguel Castro, el 6 y 7 de noviembre de 2011. Parte 4.

Comunmente los términos expresión y comunicación van unidos yse entienden como parte de un mismo fenómeno, o dos fenómenos unidos. Ahora para hablar de ello los vamos a separar.

Vamos a hablar de grados de expresión: podría haber 7,6,5 o 2 pero yo lo ejemplificaré en 4 para entendernos como si de una metáfora se tratara, porque no son reales, no son conceptos claramente medibles. Lo que intento explicar es que hay situaciones en la que hay más expresión y situaciones en las que hay menos. Y en estas situaciones hay diferentes niveles de comunicación, y diferentes beneficios para la persona que se expresa. No hay niveles más importantes que otros, son solo diferentes y complementarios.

1º grado de expresión: es el verbal. Yo quiero comunicarme completamente y para ello he controlado completamente lo que os quiero decir con palabras, ordenando el discurso, poniendo ejemplos, he reflexionado como hacerlo más claro, más entretenido y yo de esto saco unos beneficios porque hablo de lo que me importa, de lo que me interesa, de lo que me apasiona, lo que es mi vida porque no hay diferencia entre lo que es mi vida y mi trabajo y por tanto siento un placer enorme de hablar de estas cosas. Hay por tanto, comunicación, reflexión y beneficio, en este nivel de expresión.

2ºgrado de expresión: en el que la expresión es un poco más profunda, puede ser por ejemplo el Lapsus Lingue, es decir, cuando en un momento dado, yo pierdo parte de control y en esta pérdida de comunicación yo me expreso más profundamente y más verdaderamente y me quedo muy satisfecho. Ejem.: Muchos de vosotros conocéis a Idoia de un encuentro y os cae genial. Os enteráis de que es vecina mía y comenzáis a decirme lo maravillosa que es y que le de recuerdos. Esto mañana tarde y noche y a mi Idoia me cae fatal, no la soporto, pero como quiero caeros bien pues disimulo, pero termina el curso, nos despedimos y yo os digo nos os preocupéis que ya le daré recuerdos a Idiota de vuestra parte. Yo no me he enterado de lo que he dicho, pero me he quedado super a gusto. En este nivel hay mucha expresión, no hay reflexión, no hay comunicación, y sí que hay beneficios para quien se expresa.

3º grado de expresión: este nivel es un poco más profundo que el anterior. Ya no hay ningún control consciente, no es para la comunicación y si no lo hiciéramos nos volveríamos locos porque en el fondo hay muchos beneficios, son los sueños. Los sueños son estructuras complejísimas donde resolvemos conflictos a nivel simbólico, ahí están nuestras emociones, miedos, deseos, alegrías, penas, esperanzas, pulsiones… ahí está todo y nos equilibra, nos ayuda a estar sanos.

Cuando hablemos en este curso de expresión, vamos a hablar refiriéndonos al siguiente nivel de expresión, al 4º grado de expresión.

4º grado de expresión: Es el que se hace cuando estamos pintando, dibujando, cuando lo que pintamos y dibujamos no es para comunicar nada con nadie, y por lo tanto no estamos elaborando obras de arte. Cuando no tenemos un control consciente de lo que estamos haciendo esto nos produce enormes beneficios, es decir, cuando estamos utilizando ese conjunto de trazos que Arno Stern llamó formulación. Así que cuando hablemos de expresión no vamos a hablar de la del primer grado, la verbal, ni la del lapsus ni la de los sueños, no vamos a hablar del arte, a no ser para distinguirlo claramente.

En el arte nunca se llega al 4º grado. En el arte, cuando el artista está trabajando con el material, sea pintura, arcilla, su propio cuerpo, madera, está organizando, reflexionando con los materiales de los que dispone para organizar su obra, busca comunicarse siempre, aunque busque escandalizar o ser integrado en el mercado, pero siempre desea ese contacto al que le lleva la comunicación, por tanto, nunca pasaría de ahí. El arte es comunicación. En este nivel de expresión, repito, no hay comunicación, ni reflexión, pero sí una cantidad enorme de beneficios para el que se expresa.

 

Qué es el juego????

Filed under: Educación Creadora,transcripcion curso — seeducansolos @ 15:12

Extraído del curso de formación de Educación Creadora; del módulo 1 titulado “Curso de introducción a los fenómenos y condiciones de la educación creadora” impartido por Jose Miguel Castro, el 6 y 7 de noviembre de 2011. Parte 3.

El juego es la expresión de nuestra capacidad creadora, así que vamos a ver qué entendemos por juego y que no entiendo yo por juego. Yo descartaría de entrada tanto en niños como en adultos todo lo que son entretenimientos. Estar con una maquinita es entretenerse, no es jugar, son entretenimientos que tienen que ver con la industria, con la animación sociocultural, con lo que nos venden, es decir, lo que nos llega organizado desde una institución que no confía en nosotros porque supone que estamos limitados, que somos menores de edad.

¿QUÉ ENTIENDO POR JUEGO?

Cualquier cosa de entrada puede ser un juego…, y la misma actividad que podemos entender como un juego, vista desde otro ángulo puede parecernos también una tortura. Por ejemplo, si cogemos un prisionero sacándolo de la cama de madrugada, le llevamos al campo, le obligamos a cavar un agujero de 2 metros cúbicos, y mientras cava le explicamos que allí le vamos a enterrar….esto es claramente una tortura. ¿Puede ser un juego hacer un agujero de 2 metros cúbicos? Todos hemos visto alguna vez un niño en la playa haciendo un agujero…, el niño comienza, llega su padre que conecta emocionalmente con él y se le une, a los 10 segundos el niño deja la tarea y ahí sigue el padre feliz 1 hora cavando por gusto sin sentido.

Un juego puede suponer esfuerzo, dolor incluso, pero siempre supone placer paralelamente. ¿De qué depende que una misma actividad sea un juego o una tortura? Ejem.: Escribir del 1 al 1000. Eso puede ser una tortura y un castigo para un niño, pero de repente otro que siente interés por los números, emplea una capacidad de concentración y esfuerzo increíble convirtiéndolo en una gran conquista, en un gran placer. Las condiciones de que depende un caso u otro son las contrarias que hemos definido para inhibir o favorecer la capacidad creadora.

Vamos de descartar lo que el mercado nos ofrece para jugar y quedémosnos con la idea de que cualquier actividad que cumpla una serie de condiciones (que haya una conexión emocional, que parta de una necesidad, de una curiosidad, de un interés y que esa conexión con esa necesidad, con ese interés, pueda desarrollar una necesidad de trabajo y una necesidad de esfuerzo que no sabes ni de donde la sacas, incluso a veces acompañado de dolor) es un juego.

 

Juegos sencillos con regletas mayo 22, 2011

Filed under: Matemáticas,material montessori,regletas — seeducansolos @ 15:21

Las regletas de Cuisenaire (el hombre que las inventó) son un material didáctico que se utiliza normalmente como apoyo para la adquisición de conceptos matemáticos.

Cada número aparece representado con un tamaño y un color: hay 10 regletas de 1 cm a 10 cm. Así, las regletas de 5 centímetros son de color amarillo, las de 10 son naranjas…

En casi todas las escuelas las tienen, y se suelen utilizar muy poco, y sólo como apoyo de conceptos muy básicos, a pesar de que sus posibilidades son enormes.

Se pueden comprar por internet, o en papelerías y jugueterías grandes. Para empezar con una caja de 300 suele ser suficiente, y su precio ronda los 20€. Hay en madera o en plástico. Vienen tan solo pintadas de colores lisos, pero conozco personas que han hecho las divisiones en ellas para poder contar directamente en la regleta cuál es su valor en vez de tener que compararla con otras. Las regletas así utilizadas, se pueden usar como el material montesori llamado “perlas”, ya que no deja de ser el mismo material. Las perlas montesori son bolitas, abalorios unidos entre sí.

En este post hablaremos de los juegos más básicos, lo más fácil para principiantes. Son ideas muy básicas, y a cualquiera que le dedique un poco de tiempo se le ocurrirán juegos más entretenidos para trabajar estos conceptos básicos.

Para realizar estas actividades, deben estar los que trabajan (el adulto y el niño o quien sea que vaya a realizarlas) motivados. El material debe presentarse ordenado. El que dirige la actividad debe colocarse a la derecha del que la realiza, si este último es diestro, y a la izquierda si es zurdo.

Hay que llevar preparadas y ya practicadas las actividades que vamos a proponer a la otra persona. Cuando el otro ejecuta la tarea, hay que estar en silencio, no corrigiendo. Si hay algo que comentar o corregir, se hace una vez acabado el ejercicio. Muchas veces no hace falta corregir nada, puestro que con el tiempo y la práctica, todo se corrigen solo: no hay errores, hay diferentes etapas de un proceso. Una etapa no es mejor que la anterior.

Hay actividades, muy sencillas todas, para conocer el material y familiarizarse con él, para trabajar el concepto de número y cantidad, las decenas y unidades, proporción, ect., para trabajar los cuadrados y cubos, y operaciones básicas.

  • Formar la escalera: ordenar las regletas formando la escalera con los 10 colores y tamaños. Después de esto, se pueden hacer escaleras con diseños diversos, más y más complicadas.

  • Completar y descomponer la escalera, la de 9 se completa con la de 1, la de 8 con la de 2…

  • Después de formar la escalera, comprobar que cada regleta es UNO más que a regleta siguiente: la roja es la blanca más uno, la verde es la roja más uno, la amarilla es la rosa más uno….

  • Colocarlas y clasificarlas por grupos: cogiendo un puñado, ordenarlas.

  • Buscar pares de regletas que formen una de 10. Así dos de 5, una de 4 y una de 6… son equivalentes a la naranja de 10. Esta actividad se puede hacer con cualquier otro número, no solo 10: ¿cuantas regletas son equivalentes a la de 5, a la de 6, …?, pero dado que nuestro sistema numérico es decimal, es conveniente trabajar mucho los cambios en 10.

  • Hacer caminos, dibujos, puzzles… Se pueden hacer de una forma más o menos espontánea, o bien dando una plantilla o un modelo en papel y copiarlo.

  • Hacer cuadrados. Con las regletas del mismo color, o mezclando colores. Así, podemos hacer un cuadrado con dos regletas de 2 (rojas) o con una de dos, y dos de uno.

  • Hacer cubos: con regletas del mismo color, o mezclándolos.

  • Coger un puñado de reglatas, y con ellas hacer el mayor cuadrado posible. También se puede intentar hacer el mayor cubo posible. Esto es hacer raíces cuadradas y cúbicas.
  • Jugar a cambiar: con dos jugadores, dar un puñado de regletas a cada uno y que se cambien. IMPORTANTE, los cambios deben ser siempre equivalentes: cambiar una de 5 por una de 2 y otra de 3.

  • La serpiente de color: tras colocar un puñado de regletas en fila, haciendo caminitos, serpientes, figuras….vamos a calcular cuantas hay. Para ello se colocan todas en fila. Se colocan en paralelo las regletas naranjas (las de 10) para ir haciendo cambios. Una vez que hemos cambiado todas las posibles por naranjas, ya podemos calcular su valor: si tenemos 6 naranjas y una amarilla, tenemos 65. Esto es sumar.
  • Sumar: es muy parecido a la serpiente de color. Escoger las regletas que vayamos a sumar, ordenarlas colocándolas en fila para que sea más fácil hacer el cambio por todas las regletas naranjas posibles.

  • Restas: poner una regleta(por ejemplo la de 10) y debajo de ella otra (por ejemplo la de 3) y buscar la que le falta para ser equivalente a la primera (nos faltaría la de 7).
  • Adivina lo que tengo en la mano: mostrar dos regletas equivalentes a otra, por ejemplo 3 y 4 son como la de 7. A continuación, en una mano coger la de 3 y en a otra la de 4. Dar a escoger uno de los puños y preguntar “si aquí tengo esta, ¿cuánto vale la que tengo en la otra mano para llegar a la que está en la mesa?”
  • Multiplicar: Se repite tantas veces la misma regleta, y se hacen los cambios necesarios para calcular su valor, por ejemplo, 3×4: coger 4 regletas de 3 y calcular su valor. Después se puede probar la propiedad conmutativa.

  • Dividir: coger una regleta (o varias, cogiendo el calor que queramos dividir) y buscar entre cuantas regletas iguales podemos dividirla. Por ejemplo, en la imagen vemos que la regleta de 10 podemos dividirla en dos regletas de 5, en tres regletas de 3 y necesitamos una de 1, en cinco regletas de 2, o en diez regletas de 1. Esto es dividir, y es calcular los divisores de un número (divisores de 10: son 5, 2, 10 y 1).


 

 

Juego personal y juego proyectado

Filed under: Educación Creadora — seeducansolos @ 11:26

Extraído del curso de formación de Educación Creadora; del módulo 1 titulado “Curso de introducción a los fenómenos y condiciones de la educación creadora” impartido por Jose Miguel Castro, el 6 y 7 de noviembre de 2011. Parte 5.

Un mismo juego puede aparecer de dos maneras diferentes: el juego puede ser proyectado o personal.

Podemos hacer un juego con nuestro cuerpo donde vamos a tener unas sensaciones, vamos a poner en juego unos conocimientos, movimientos, emociones, necesidades…, por ejemplo bailando o moviéndonos, o podemos hacer el mismo juego de forma proyectada, es decir, no con nuestro cuerpo si no con material con el que podemos trabajar sobre plano, papel, o sobre madera, arcilla, o sobre otros materiales.

Al juego de toda la vida de los niños en el que juegan a que la alfombra es el mar, a que un trapo es un vestido, a que un muñeco es mi hijo… lo llamamos juego de configuración. Por ejemplo: en un juego en un espacio con unas sillas donde los niños las utilizan de caballos, o de castillos, o de barcos, lo que hacen es configurar el valor del suelo dándole un valor diferente al real, de mar, río, desierto… esto es el juego de configuración.

Y este juego de la configuración puede ser personal cuando por ejemplo yo soy la madre, ella es la hija, jugamos a los médicos, con nuestros cuerpos; él es el médico y yo me pido el paciente. O bien este mismop juego puede ser proyectado, si yo cojo un muñeco y yo soy la madre y el muñeco es mi hijo, y entonces hago juego proyectado.

El juego de pintar es también un juego proyectado, cuando me pongo a dibujar, con las mismas, emociones, sentimientos, conocimientos que en el juego anterior, unos personajes y digo “ahí está la hija o el padre o el médico”.

Las mismas sensaciones, las mismas emociones, los mismos conocimientos, todo lo que está en juego lo puedo hacer con mi cuerpo y lo puedo hacer con cosas fuera de mi cuerpo y entonces tenemos juegos proyectados.

Los fundamentales juegos proyectados que conocéis son dibujar y modelar. Y otro juego de gran importancia es bailar. Pasa lo mismo en los dos juegos, se ponen en funcionamiento las mismas cosas.

Me falta añadir que no hay una sola diferencia básica fundamental entre el juego que hace un niño y el que hace un adulto, es verdad que no juegan exactamente igual pero juegan de la misma manera. No es más complejo el juego del adulto que el juego del niño, pero no tiene el mismo aspecto.

Hay un concepto que nosotros heredamos de los embriólogos, que es que todo ser vivo en crecimiento es perfecto y completo en cada momento de su evolución. Por tanto el juego de un niño y el juego de un adulto no se diferencian en nada, pero los adultos no suelen jugar aparentemente porque hay unos condicionamientos sociales que relacionan el juego no solamente con los niños, sino con las primeras edades de los niños. Aquí el juego se entiende más o menos hasta los 6 años, y estando condicionado por la estructura escolar. En educación infantil se “tolera” el juego a pesar de los inconvenientes que pueda plantear para una estructura escolar, pero en cuanto los niños llegan a primaria se acabó, es una pérdida de tiempo, hay que ponerse en serio y ponerse a trabajar, y el juego se anula. Así que los adultos no juegan, tan solo unos pocos; aquellos pocos con un concepto de la creatividad distinto del que vamos a manejar piensan que están tocados con la barita de la musa… que son los genios, los artistas…

Si nosotros hiciéramos un estudio, una radiografía de todos estos artistas, hombres geniales que han pasado a la historia por sus descubrimientos en diferentes campos lo que vamos a encontrar es gente muy muy diferente entre sí pero con una cosa siempre en común y es que han conservado la capacidad de juego que tenían desde niños, su curiosidad y su capacidad de intervenir en objetos, en conceptos, jugando.

Jugando en este sentido podíamos decir que es sinónimo de diseccionando, aunque se le da un sentido diferente a las disecciones de Leonardo da Vinci de cadáveres robados, que a las disecciones que un niño puede hacer a un juguete, el fin de uno y otro es el mismo, saber cómo funciona, cómo es por dentro, sólo que Leonardo es adulto y disecciona y el niño “destripa” el juguete. Encima al niño le decimos que es malo y que no cuida las cosas.

No hay diferencia alguna entre la curiosidad, el deseo de saber, de explorar de investigar, de adultos geniales y niños.

 

Condiciones que destruyen la capacidad creadora. mayo 16, 2011

Filed under: Arno Stern,Educación Creadora,transcripcion curso — seeducansolos @ 18:22

Extraído del curso de formación de Educación Creadora; del módulo 1 titulado “Curso de introducción a los fenómenos y condiciones de la educación creadora” impartido por Jose Miguel Castro, el 6 y 7 de noviembre de 2011. Parte 2.

La capacidad creadora que todos los seres humanos tenemos, se puede desarrollar o se puede inhibir. Ahora veremos cómo las condiciones en las que se inhibe la capacidad creadora son muy comunes.

  • La primera condición para inhibir nuestra capacidad es que se nos someta a juicio en nuestros procesos de crecimiento o de aprendizaje. La inhibe porque siempre que nos someten a juicio nos defendemos, y cuando nos defendemos nos volvemos torpes. Toda defensa supone no utilizar las capacidades que tenemos, porque nunca llegamos al límite de nuestras posibilidades cuando tenemos miedo y tenemos que defendermos.

Seguro que todos tenemos la imagen de alguien a quien conocemos en un aula en un momento determinado; un compañero/a al que conocemos bien y sabemos cómo habla, gesticula, se mueve…, pero cuando le sacan y le hacen responder una pregunta, de repente desaparece toda esa capacidad de gesticulación, a algunos no les sale la voz, adoptan posiciones de cierre corporal, sus movimientos se vuelven nerviosos y no se acuerdan de nada de lo que le están preguntando. Cuando entras a un examen para el que te has preparado, nadie jamás rinde al 100%, e incluso hay personas que llegan al extremo de quedarse en blanco. Lo que le ocurre después a la mayoría de la gente es que salen del examen y se acuerdan de todo lo que no se acordaban. Esto ocurre simplemente porque cuando hay miedo no es posible acceder por medio de nuestros circuitos neuronales a nuestros archivos de memoria.

El ser humano está diseñado para que cuando siente miedo segregue adrenalina para salir corriendo para salvar la vida. Ahora el temor no es a un peligro físico, sino a que nos juzguen, a hacer mal las cosas. Como no podemos salir corriendo hay una inhibición interna y externa para acceder a nuestros archivos porque todos los circuitos neuronales se han cerrado:lo que nos pide el cuerpo es salir corriendo, con lo cual no podemos ir al límite de nuestras capacidades.

El sistema de juicio supone que nos colocamos a la defensiva, lo cual inhibe ya de entrada toda nuestra capacidad creadora.

Cuando hablo de capacidad creadora, me refiero a la capacidad de asociación, de asociación de experiencias personales con conocimientos, con emociones, con cosas que no sabemos todavía para poder llegar a ellas, a la unión y el trabajo conjunto entre los dos hemisferios de nuestro cerebro.

  • La segunda condición que inhibe nuestra capacidad creadora es que no nos permitan ser lo que somos, diferentes, y manifestarnos, y sentirnos con el derecho a expresarnos como personas diferentes que somos.

En todos nuestros procesos de aprendizaje durante muchos años se nos reduce a la categoría de escolares. La categoría de escolares supone que las personas tienen que pertenecer y adaptarse a un grupo, a las necesidades del programa, al ritmo que establece el programa que no pertenece a nadie, prescindiendo finalmente de emociones, intereses, curiosidades, ritmos de trabajo personal, etc., es decir, no permitirnos ser nosotros mismos.

  • La tercera condición: en todo proceso de creación o de investigación tener alguien por encima nuestro que establece con nosotros una relación de poder, que decide lo que está bien y lo que está mal y que nos juzga, dificulta el proceso.

Las tres condiciones que inhiben la capacidad creadora resulta que son las tres condiciones que definen una estructura escolar, social en la que hemos estado metidos durante 20 años de nuestra vida y que está además impregnando todas las esferas familiares, municipales, vecinales en las que estamos viviendo.

Así que no es extraño que la gente piense y sienta, que no es creadora.

Pero así como una amputación nos priva de un miembro definitivamente, con la capacidad creadora esto no es así. Esta capacidad es tan necesaria, y es tan característica del ser humano, que si se restituyen las condiciones en las que se desarrolla, ésta vuelve a aparecer.

 

Qué es la creatividad???

Filed under: Uncategorized — seeducansolos @ 18:03

Extraído del curso de formación de Educación Creadora; del módulo 1 titulado “Curso de introducción a los fenómenos y condiciones de la educación creadora” impartido por Jose Miguel Castro, el 6 y 7 de noviembre de 2011. Parte 1.

Quisiera empezar poniéndonos de acuerdo con el significado del término creatividad. No sé cual es vuestra opinión, pero hay quien cree que la creatividad es un don que tienen sólo algunas personas que les lleva a ser genios en algunas áreas. Hay otro grupo de personas que plantean que la creatividad es una herramienta que hay que aprender a manejar, para lo cual hay que hacer cursos de creatividad, o seguir un manual. Mi posición es este sentido es que no es ninguna de las dos.

Los seres humanos somos creadores, todas las personas poseen capacidad creadora. Somos así, estamos programados genéticamente para ser creadores, igual que estamos programados para tener dos orejas, para utilizar el lenguaje y aprender nuestra lengua materna, para caminar…

Pero toda programación genética puede ser manipulada o incluso destruida, por medio de sustancias químicas o físicas, o por medio de unas condiciones ambientales. Por ejemplo, todos tenemos por herencia la posibilidad de alcanzar la bipedestación y de adquirir el lenguaje, pero hay unas condiciones que se deben cumplir, necesitamos estar en un ambiente en el que haya gente caminando y utilizando el lenguaje. Los niños salvajes lo demuestran. Y así, una condición ambiental puede determinar que lo que está programado genéticamente se desencadene o no.

Para poder desarrolar nuestra creatividad, nuestra capacidad creadora, son necesarias una serie de condiciones ambientales. Si estas condiciones no se dan, no se desarrolla esta capacidad. Y en caso de que se den las condiciones opuestas, la capacidad creadora se destruye.


 

 
A %d blogueros les gusta esto: