seeducansolos

Blog sobre aprendizaje, crecimiento…

Juego personal y juego proyectado mayo 22, 2011

Filed under: Educación Creadora — seeducansolos @ 11:26

Extraído del curso de formación de Educación Creadora; del módulo 1 titulado “Curso de introducción a los fenómenos y condiciones de la educación creadora” impartido por Jose Miguel Castro, el 6 y 7 de noviembre de 2011. Parte 5.

Un mismo juego puede aparecer de dos maneras diferentes: el juego puede ser proyectado o personal.

Podemos hacer un juego con nuestro cuerpo donde vamos a tener unas sensaciones, vamos a poner en juego unos conocimientos, movimientos, emociones, necesidades…, por ejemplo bailando o moviéndonos, o podemos hacer el mismo juego de forma proyectada, es decir, no con nuestro cuerpo si no con material con el que podemos trabajar sobre plano, papel, o sobre madera, arcilla, o sobre otros materiales.

Al juego de toda la vida de los niños en el que juegan a que la alfombra es el mar, a que un trapo es un vestido, a que un muñeco es mi hijo… lo llamamos juego de configuración. Por ejemplo: en un juego en un espacio con unas sillas donde los niños las utilizan de caballos, o de castillos, o de barcos, lo que hacen es configurar el valor del suelo dándole un valor diferente al real, de mar, río, desierto… esto es el juego de configuración.

Y este juego de la configuración puede ser personal cuando por ejemplo yo soy la madre, ella es la hija, jugamos a los médicos, con nuestros cuerpos; él es el médico y yo me pido el paciente. O bien este mismop juego puede ser proyectado, si yo cojo un muñeco y yo soy la madre y el muñeco es mi hijo, y entonces hago juego proyectado.

El juego de pintar es también un juego proyectado, cuando me pongo a dibujar, con las mismas, emociones, sentimientos, conocimientos que en el juego anterior, unos personajes y digo “ahí está la hija o el padre o el médico”.

Las mismas sensaciones, las mismas emociones, los mismos conocimientos, todo lo que está en juego lo puedo hacer con mi cuerpo y lo puedo hacer con cosas fuera de mi cuerpo y entonces tenemos juegos proyectados.

Los fundamentales juegos proyectados que conocéis son dibujar y modelar. Y otro juego de gran importancia es bailar. Pasa lo mismo en los dos juegos, se ponen en funcionamiento las mismas cosas.

Me falta añadir que no hay una sola diferencia básica fundamental entre el juego que hace un niño y el que hace un adulto, es verdad que no juegan exactamente igual pero juegan de la misma manera. No es más complejo el juego del adulto que el juego del niño, pero no tiene el mismo aspecto.

Hay un concepto que nosotros heredamos de los embriólogos, que es que todo ser vivo en crecimiento es perfecto y completo en cada momento de su evolución. Por tanto el juego de un niño y el juego de un adulto no se diferencian en nada, pero los adultos no suelen jugar aparentemente porque hay unos condicionamientos sociales que relacionan el juego no solamente con los niños, sino con las primeras edades de los niños. Aquí el juego se entiende más o menos hasta los 6 años, y estando condicionado por la estructura escolar. En educación infantil se “tolera” el juego a pesar de los inconvenientes que pueda plantear para una estructura escolar, pero en cuanto los niños llegan a primaria se acabó, es una pérdida de tiempo, hay que ponerse en serio y ponerse a trabajar, y el juego se anula. Así que los adultos no juegan, tan solo unos pocos; aquellos pocos con un concepto de la creatividad distinto del que vamos a manejar piensan que están tocados con la barita de la musa… que son los genios, los artistas…

Si nosotros hiciéramos un estudio, una radiografía de todos estos artistas, hombres geniales que han pasado a la historia por sus descubrimientos en diferentes campos lo que vamos a encontrar es gente muy muy diferente entre sí pero con una cosa siempre en común y es que han conservado la capacidad de juego que tenían desde niños, su curiosidad y su capacidad de intervenir en objetos, en conceptos, jugando.

Jugando en este sentido podíamos decir que es sinónimo de diseccionando, aunque se le da un sentido diferente a las disecciones de Leonardo da Vinci de cadáveres robados, que a las disecciones que un niño puede hacer a un juguete, el fin de uno y otro es el mismo, saber cómo funciona, cómo es por dentro, sólo que Leonardo es adulto y disecciona y el niño “destripa” el juguete. Encima al niño le decimos que es malo y que no cuida las cosas.

No hay diferencia alguna entre la curiosidad, el deseo de saber, de explorar de investigar, de adultos geniales y niños.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s