seeducansolos

Blog sobre aprendizaje, crecimiento…

Un año mirando por la ventana marzo 13, 2012

Filed under: aprendizaje,crianza,educacion,educacion alternativa,reflexion personal — seeducansolos @ 20:15

Hay personas que no se atreven a dejar que los niños trabajen desde el interés, argumentando que entonces el niño se puede pasar un año mirando por la ventana, o solo jugando en el arenero, o mirando un estanque, o solo jugando al fútbol….. sin trabajar en nada.

Este miedo, es perfectamente normal y comprensible. Es muy respetable pensar así. Pero no me parece una razón para no dejar que el niño trabaje desde su interés. No tiene sentido. Es como decir que no le voy a enseñar a multiplicar por si me dice que no quiere multiplicar. O que no voy a trabajar con él las plantas por si me dice que no le gustan. Es lo mismo: no le voy a decir que trabaje en lo que quiera por si acaso no trabaja.

Si a un niño le quiero enseñar a multiplicar, le enseño, veo los problemas que surgen (falta de interés, motivación, maduración, cansancio…) y busco la forma de solucionarlos (esperando a que madure, buscando algo que le motive, preparándole juegos, planteando actividades más sencillas…). Pues en el caso de trabajar desde el interés, lo mismo.

Sí considero que es una razón para no trabajar desde el interés del niño, que no te guste esa forma de trabajo. Hay personas que prefieren ser ellas quienes deciden lo que se va a trabajar, a otras les da miedo no tener el control sobre qué es exactamente lo que trabaja el niño, otras personas adoran la enseñanza, preparar actividades, hacer que el niño se motive con cosas que no le gustaban en principio….

Creo que la clave está en la sinceridad, en ser sincero con uno mismo. Trabajar desde el interés se puede. Yo estoy segura. Ahora, creo que lo que cada uno tiene que hacer es plantearse, ¿lo quiero para mis hijos? ¿en todo? ¿solo en determinadas áreas? ¿para cosas concretas o totalmente? ¿lo voy a intentar aunque me de miedo? ¿qué es lo que en mi caso hace que no sea posible? (el colegio, condicionamientos anteriores del niño, mis miedos, …) ¿qué problemas puedo solucionar? ¿cuáles no? ¿hay forma de compensarlo? ¿tengo apoyo? ¿a qué le tengo miedo? ¿hasta donde puedo con ese miedo y hasta donde no? ¿cómo puedo formarme en este tipo de aprendizaje?

¿Y qué pasa con los niños que pasan horas mirando por la ventana?

Yo creo que me pondría muy nerviosa esa situación, y yo, que estoy convencida de que trabajar desde el interés en todo, es lo que quiero para mis hijos, no creo que pudiera aguantar esa situación. No creo que pudiera respetar eso. Pero no es que no se pueda, es que a mí me da miedo. Yo no estoy dispuesta a pasar por esa situación, y en el caso de que se produjera, estoy casi segura (no segura del todo, porque no he vivido esa situación con mis hijos) de que intervendría. El niño no tiene la culpa, no es que el niño no sepa o no sea capaz. No es que no se pueda trabajar desde el interés. Es que yo tengo miedo. Es por mí, no por el niño.

Lo que a mí me da tranquilidad ahora mismo, es precisamente ver que avanzan, ver que siguen su proceso, ver que trabajan. Ir despacio no me asusta, pero porque veo un avance. Sé que están en camino, aunque vayan despacio, aunque haya dificultades, aunque parezca que no hacen nada…. Y da mucha tranquilidad conocer a gente que haya trabajado así. Conocer en qué y cómo trabajan los niños desde su interés, te permite respetarlo sin intervenir, sin adelantarte. Conocer qué es “trabajar” a los tres años, saber qué se puede esperar y qué no en un niño pequeño, te permite respetar ese proceso sin interrumpirlo.

De todas formas, yo prefiero trabajar en la prevención: ¿Cómo evitar que a mis hijos no les interesa nada? ¿Qué hacer para qué cuando les des a elegir un trabajo se lancen a trabajar? Pues respetar y cuidar el trabajo que les ocupa actualmente, poner mucho cuidado en no romperles ningún interés que tengan, para que se puedan seguir desarrollado y creciendo. Y además de respetar sus intereses actuales y dejarles crecer, también es importantísimo ponerles en contacto con otras personas que trabajen también desde el interés, para abrirles el horizonte, para que conozcan otras cosas por las que ahora mismo no sienten interés.

Cuando un niño no tiene interés por nada, en todos los casos, recuperar ese interés es trabajo del niño, y en todos los casos, en un ambiente adecuado, lo consiguen. Pero hacen falta unas determinadas condiciones y tiempo.

Lo que yo he hecho en casos en los que me he encontrado niños “parados”, que no trabajaban en nada, ha sido dejarles claro que tienen que trabajar, y avisar de que o se ponen a trabajar por ellos mismos, o les tengo que poner yo un trabajo. En unas situaciones he podido darles más tiempo y en otras menos. . . Pero soy yo la que pone el límite del tiempo, por una inseguridad mía respecto al trabajo del niño. Y ya está, sin más complicaciones. La mayoría, con un poco de tiempo se ponen a trabajar. Si al trabajar desde el interés, hay algún problema, se intenta buscar una solución.

¿Por qué un niño no trabaja en algo cuando le decimos que trabaje en lo que quiera? Pues precisamente, porque le han dicho durante años en qué tiene que trabajar. Ni más ni menos. Quien cree que no se puede trabajar desde el interés, porque entonces hay niños que no trabajan, lo que está produciendo, lo que provoca, es que esos niños a los que está haciendo trabajar fuera de su interés, pierdan capacidad de trabajo, pierdan intereses, entusiasmo y curiosidad, que no desarrollen su capacidad de decidir sobre su trabajo. Esos niños que no trabajan para sí mismos, que trabajan solo en lo que les dicen, en el momento en el que se ven por primera vez en su vida, responsables de su propio trabajo, de su proceso, de su crecimiento, no sabrán qué hacer, se pasarán horas mirando por la ventana.

 

7 Responses to “Un año mirando por la ventana”

  1. Maribel Says:

    Muy interesante.
    ¿Y cual crees que debería ser el proceso, desde tu punto de vista? ¿Ofrecer material, recursos, estímulos, situaciones… y dejar que decidan? ¿O al contrario, estar atentos a sus demandas y a partir de ahí ofrecer exactamente lo que piden?

    • Pues resumiendo, básicamente, las familias que conozco que trabajan así son de dos tipos: unas tienen una estructura muy clara, un horario, una organización…marcando un tiempo para algunas actividades, y otro tiempo para las actividades que van cambiando o van surgiendo. Y otras familias viven al día, según lo que va surgiendo, los intereses y las necesidades de cada momento. Y las dos resultan. Yo tengo la teoría personal de que a las familias del segundo tipo les funciona porque ya son organizadas de por sí, y entonces no necesitan ponerse una estructura.
      No sé si se entiende algo de lo que digo…..
      Nosotros en casa somos una cosa intermedia, porque somos bastante desastrosos. Intento que haya una cierta frecuencia en algunas actividades. Las que más importancia damos son pintar y leer, y entonces tenemos cuidades de buscar todos los días, o un día sí uno no, un ratito para ello: “ahora podéis pintar porque ahora voy a poder atenderos”. Se lo ofrecemos cuando no están ocupados con otra cosa y siempre quieren.
      Otras veces, por ejemplo si están viendo dibujos animados, se los quito y les digo “ahora hay que trabajar en algo, ¿qué queréis hacer?” y ellos ya van diciendo. Si protestan, les ofrezco, “qué preferís, plastilina, construcciónes, clicks, leer…”
      La verdad es que trabajar así desde un principio es muy muy fácil, porque tienen intacta su capacidad de trabajo: siempre están trabajando en algo. No paran.
      Es mucho más difícil con niños que ya no tienen interés por nada.
      Yo creo que lo más importante es tener claro, cuando es su interés, y cuando es el tuyo. Ser sincero y llamar a las cosas por su nombre. Cuando le propongo algo es, porque quiero compartir algo él, o porque quiero enseñarle algo. Creo que ahí es donde está la diferencia entre respetar el interés del otro, o no.
      Para que un niño tenga interés por cosas necesita, que se le deje trabajar su interés (no en el interés del adulto que acompaña) y un ambiente rico, un entorno con posibilidades (sobre todo personas distintas trabajando en cosas diferentes)
      No sé si contesté a algo o lo lié más. Perdona por tardar tanto…..

  2. Me ha gustado tu reflexión. La escuela tradicional ha tipificado el ocio del niño como un vicio que había que erradicar. Si esos fariseos de la educación, ociosos en el sentido peyorativo del término, hubieran vivido en la antigua Grecia hubieran asesinado el espíritu filosófico y científico, como cualquier otra casta sacerdotal. Si se preparan los ambientes adecuados que despierten la curiosidad del niño y el maestro llena de amor ese ambiente, suscitando con su pasión por el conocimiento la aventura del saber en el niño, la educación se hace realidad. No es un milagro, ni magia, ni un misterio. Es la filosofía y la ciencia al servicio de la vida.
    Félix Pardo

  3. María Says:

    Muy interesante tu reflexión , cómo nos condicionan los miedos…pero qué importante es ser consciente de ellos
    Gracias!

    • Pues es que al final, si te paras a pensar, nos movemos solo por miedo: yo quiero que trabaje en su interés porque me da miedo que sino pierda sus intereses. Y hay quien no quiere que trabaje en su interés porque le da miedo que no aprenda algo. Es de locos.
      Gracias a ti, por pasarte y comentar

      • Ya que habláis de los miedos que atenazan el cuerpo, turban el ánimo y ciegan la inteligencia, recomiendo la relectura de la “Carta a Meneceo” de Epicuro, una auténtica joya del pensamiento filosófico (http://cita.es/filosofar/hedonismo/). Me habéis hecho recordar una de las experiencias más bonitas que tuve el pasado curso escolar con uno de mis alumnos de primer curso de bachillerato. Puse en un examen este texto para comentar y cuando me lo entregó ese alumno me dio las gracias por el buen rato que le había proporcionado. Según me dijo, nunca antes había disfrutado tanto leyendo un texto, y me pidió otra fotocopia para continuar su lectura y reflexión en casa. Me dieron ganas de ponerme a llorar de alegría.
        Félix Pardo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s